Claves para el renting de empresas

Claves para el renting de empresas

¿Qué ventajas o inconvenientes guarda el renting de empresas? ¿Debo pagar seguro e impuestos? ¿Cómo contratarlo? ¿Cómo puedo sacarle el máximo provecho? Todas las respuestas las podrás encontrar aquí.

El renting, ¿Qué es?

En pocas palabras, se trata de un contrato en el que una compañía o fabricante (arrendador) permite alquilar un vehículo a una persona u empresa (arrendatario) durante un período de tiempo previamente pactado y por una cierta cantidad de dinero que podrá abonarse de manera mensual o anual. A diferencia del leasing (arrendamiento de un vehículo durante toda su vida útil), el renting puede abarcar un plazo de tiempo variable e incluye gastos derivados como impuestos, seguros, reparaciones, etc.

¿Qué ventajas tiene?

Básicamente, cuando contamos con un servicio de renting de vehículos para empresas, los pagos mensuales incluyen el seguro del coche contra robos y siniestros (a cargo de la empresa arrendadora), además de los servicios de reparación, cambios de neumáticos, vehículos de sustitución, tarjetas de combustibles con precios diferenciados, asistencia en carretera a cualquier hora del día, etc. Además, al finalizar el contrato, podremos renovarlo con un coche más moderno o tal vez adquirir el vehículo utilizado abonando su valor actual al momento de devolverlo. Pulsa aquí si quieres conocer más ventajas.

¿Qué desventajas posee?

El mayor inconveniente del renting es que el vehículo nunca formará parte de los bienes de una empresa, además de que no podremos rescindir nuestro contrato (podríamos ser penalizados), ni efectuar reparaciones o modificaciones fuera de los talleres estipulados por la empresa arrendadora. Por otra parte, al sobrepasar el número de kilómetros comprendidos en un año, también podríamos sufrir una penalización. Si el coche ha sufrido un daño por mal uso o negligencia del conductor, las reparaciones no serán cubiertas por la empresa arrendadora, al igual que las multas.

¿Cómo funciona en España?

Los contratos de renting pueden variar dependiendo de la compañía de alquiler que brinda el servicio. Aun así, existen puntos comunes dentro de un contrato que es preciso conocer. Por ejemplo, el cliente no podrá subarrendar el vehículo ni este podrá ser utilizado por conductores que no hayan sido contemplados en el contrato. Además, es un deber del cliente cumplir los planes de mantenimientos requeridos por la empresa.

Generalmente, un contrato de renting puede abarcar desde los 12 meses hasta los cinco años, y en cuanto a las cuotas, estas varían dependiendo  del tipo de vehículo arrendado, el tiempo de alquiler y los servicios contratados.

¿Cómo puedo contratar un servicio de renting?

En primer lugar, es de vital importancia elegir una compañía arrendadora de calidad, cuyo contrato satisfaga nuestras necesidades. Nosotros te recomendamos AutoLease, una empresa con más de 25 años de experiencia en el sector del renting.

En el caso de las empresas, estas podrán implementar un servicio de renting si cuentan con el comprobante de pago del Impuesto de Sociedades más reciente, además del DNI y NIF del representante de la empresa, su declaración del IRPF más reciente, los cuatro pagos más recientes del IVA y finalmente, el Alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas.

Estoy listo, ¿cuáles son los pasos a seguir?

Una vez presentada la documentación pertinente y efectuada la solicitud del coche, tocará el turno de firmar el contrato y recoger el vehículo en el concesionario. Seguidamente, la empresa de renting podrá establecer una revisión inicial sin coste alguno del vehículo, y en caso de averías posteriores, se deberá informar a la empresa con antelación para recibir los servicios de reparación en el taller indicado. Cuando finalice el período de contrato podrá devolverse el coche, donde se analizarán los posibles desperfectos y su consiguiente penalización.

Al finalizar el contrato…

Es necesario conocer que, una vez concluido el período de renting, la empresa cliente tendrá la opción de devolver el vehículo, renovar el contrato y recibir un coche completamente nuevo, o finalmente, adquirir el vehículo de manera permanente abonando una cierta cantidad de dinero según el estado actual del vehículo.

¿Es factible comprar un vehículo finalizado el contrato?

Si las condiciones de la empresa cliente así lo requieren, se podrá adquirir el coche procedente del renting, y de esta manera contar con las garantías que ofrece la compañía. Por ejemplo, el vehículo podrá someterse a una serie de reparaciones mecánicas cada cierto número de kilómetros o de tiempo. Además, el precio establecido suele ser mucho más competitivo, teniendo en cuenta que no existen intermediarios. Generalmente, los vehículos de renting no sobrepasan los cuatro años de antigüedad, por lo que suelen presentar un buen funcionamiento.

¿Cuáles son las marcas más habituales?

Aunque un servicio de renting puede abarcar un gran número de marcas, las más destacadas en este sentido son Audi, Mercedes-Benz, Toyota, Renault, Peugeot, Opel, BMW, Seat, Volkswagen y Ford.

Artículos Relacionados